martes, 18 de marzo de 2008

EL TRATADO DE LISBOA: ALEA IACTA EST

"Si el proceso de ratificación se viera de nuevo embarrancado en algún Estado miembro la Unión se verá sumida en una grave crisis. No tanto en lo que concierne a su funcionamiento sino en lo que se refiere a la existencia de un marco común compartido por todos los Estados miembros sobre el diseño futuro de la Unión" con estas palabras comienza D. Alberto Navarro un artículo sobre el Tratado de Lisboa y las visicitudes que puede vivir, tras el fracaso del ya enterrado Tratado constitucional, artículo de próxima publicación en la Revista de Derecho Europeo. No obstante, os invito a leer un extracto del mismo en el siguiente link:

http://www.aranzadi.es/index.php/informacion-juridica/doctrina/constitucional-comunitario/el-tratado-para-la-reforma-de-la-union-europea

Termina el artículo con la expresión de César al cruzar el Rubicón, "alea iacta est". No creo que sea así, porque si hemos sobrevivido al fracaso de una pretendida constitución, también lo haremos al fracaso de un tratado de reforma. Lo que está claro es que si enterramos la constitución por el no francés y holandés habrá que conceder el entierro del tratado si así lo quiere el pueblo irlandés u otro. Otra cosa sería dar más legitimidad a unos pueblos sobre otros, y si realmente creemos en una Europa Unida, esa unidad debe ser en la diversidad, aceptando que algunos pueden querer que sigamos como estamos.